Aries 2018


Mercurio
Regente año Astral 2018
(20 de marzo 2018 al 20 de marzo del 2019)


Reseña místico-zodiacal: 

Elemento regente: el fuego joven
Criatura: la chispa
Planeta regente: marte – en el aspecto: guardián y guerrero
Cualidad: Cardinal
Polaridad: masculina (Yang)
Casa regente natural: Casa I
Casa regente del año: Casa XII hasta el 20 de marzo,                  luego casa IX (9)
La piedra: la amatista en sus tonos más claros (en lo                  posible   con raíz de cuarzo y óxido de hierro)
El metal: hierro
El color: rojo


Elementario para el 2017: 

Tierra: 32 %
Agua: 5 %
Fuego: 48 %
Aire: 15 %



Energía para el año: ligeramente Yang (masculina), ausencia de cuadrante n°1, casi nula la actividad en el segundo cuadrante y se observa una gran actividad en los cuadrantes 3 y 4.


Haciendo historia:


La historia cuenta que Atamante, rey de Tesalia, tras quedar viudo (de Néfele, diosa de las nubes), se casa con Ino. Años después el reino sufre una etapa de hambruna y el rey decide sacrificar a Frixo y Hele, hijos de su anterior matrimonio, para terminar esta aciaga época. 

Hermes (Mercurio) salva a los niños entregándoles un carnero alado, con la lana o vellocino de oro, y dotado del don de la palabra. Los niños parten sobre él rumbo a Asia, salvándoles la vida. Durante el viaje Hele cae al mar y se ahoga, dando su nombre a esa región marina, que pasará a llamarse Helesponto. Frixo llega a la Cólquida, cuyo rey Eetes lo acoge y le concede en matrimonio a su hija Calcíope.

En agradecimiento a Eetes, Frixo sacrifica al carnero y le ofrece el vellocino al rey, quien lo consagra a Ares y lo cuelga de una encina en un bosque dedicado al dios, guardado por un descomunal dragón y rodeado por campos donde pastan enormes toros salvajes. En agradecimiento Zeus colocó a Aries en el cielo nocturno.

Según algunos, Aries es una constelación de poco brillo porque el vellocino de oro del cordero se quedó en la Cólquida.



Los arianos son excelentes guerreros, trabajadores incansables y extremadamente capaces en todo lo que hacen. Grandes soldados, grandes defensores y aún más fieles guardianes de lo que ellos consideran sagrado o importante.

En lo negativo poseen una cierta tendencia a menospreciar los logros y potencias ajenas, proyectando en ello una cierta frustración existencial y mucho desdén. Ese lugar lacera su verdadera naturaleza, la guerrera; ese ir hacia adelante a paso marcial, constante y siempre majestuoso. Esta actitud suele estar en relación a una imagen degradada del propio ser, a un complejo de inferioridad que sustenta una actitud de superioridad autoimpuesta para que su psiquismo pueda persistir ante la realidad innegable que se le impone.

Gente capaz de enfrentarse a todo, menos a su psiquismo, que es su archienemigo y némesis. 


Predicción astrológica anual:

Aries inicia su año en casa XII, lejos de su casa I, la natal. Para luego afincarse en la Casa IX (9).

La casa XII (12) es la casa del omega, del fin, de la realización y del destino. Es morada de la fluidez espiritual, de la naturalidad de lo trascendente y de las potencialidades ocultas o desconocidas. 
Representa el plano psíquico, la intuición y el inconsciente colectivo. Es la casa del mundo místico.
Se suele asociar a reclusiones prolongadas en el tiempo ya sean fruto de enfermedades crónicas, encierros o retiros.
En sus bajas aspectaciones es la casa del enemigo oculto, de las debilidades y de lo desconocido: propio y ajeno. Cuando éstas son conscientes, surgen los miedos, complejos e inseguridades.

La casa IX es la casa de la revelación, de las Ciencias Sagradas, de lo lejano y de las alturas celestiales. También es morada de los estudios superiores, la filosofía y la religión (también la espiritualidad)
Casa de placeres corporales y espirituales, de la mente abstracta (no de los sueños), de los ideales superiores y de la comprensión.
En su máxima expresión es la Casa del Maestro y de la trasmisión del conocimiento.
En su expresión más degradada alberga a los moradores de las bacanales más mundanas. 


La casa 12 y la casa 9 parecen afines, ya que ambas son regidas por Júpiter, ambas son casas de lo místico y de lo trascendente, pero no es así. La casa 9 es ígnea, un fuego quemante, pasional y activo. La casa 12 es acuosa, pasiva y sumisa. 

En la casa 9 se da la ciencia de la Trascendencia, su enseñanza y revelación pero la 12 es la praxis del sacrificio, es misticismo en soledad por el bien común.

Y qué decir de la Casa I, la primera, el alfa y plenamente opuesta a la 12. Es la Casa del ascendente, es quien define la personalidad y ese horizonte al que aspiramos.

Los arianos siguen intentando conquistar la casa XII (12) la casa del omega, del fin, de la realización y del destino. Ellos que son un principio, un alfa, un inicio constante, necesitan desesperadamente conquistar los sucesivos omegas que han dejado en su camino. Siendo grandes artífices de lo nuevo, rara vez llegan a terminar algo de lo que han iniciado ya que la adrenalina de esos inicios no es extensiva a los finales. Definitivamente no son criaturas de la conclusión.

Pero el Sol los llevará, el 20 de marzo, durante el equinoccio de otoño en el hemisferio Sur y de primavera en el norte, a encontrarse con la Casa IX (9)
Si bien no pudieron cerrar todas las etapas anteriores tal y como ellos hubiesen deseado, quedaron algunas heridas y algunos traumas enquistados en sus corazones y mentes

La terquedad autoafirmativa de los arianos, que luchó fuertemente contra la disolución del Ego que les ofrecía la Casa XII logró, con algo de su típico capricho adolescente, incorporar un poco de servicio desinteresado. De ese servicio que se les impuso en el anterior ciclo.

La casa XII integró sus opuestos y manifestó, en gran medida, al inconsciente y a los tabúes. Ahora en manos de la casa IX buscará entenderse, entender el ¿Por qué?

Vivirán una época de conocimiento del sí mismo, de cierta egomanía que no les vendrá del todo mal para que descanse un poco su estresada conciencia.

Atesorarán la casa XII pero esperan con ansia algo de autosatisfacción. Es riesgoso en este contexto pastar despreocupadamente en la casa 9, ya que pueden volver a caer en las bacanales que ya los han perdido en otros ciclos.


Tránsitos: 

Visitantes directos de Aries:

Marte: estará ausente durante el 2018 de la morada de su protegido. 

Mercurio: del 6 de marzo al 12 de mayo del 2018. La gran prueba, época para descubrir y concientizar quienes son. 

Sol del 20 de marzo al 19 de abril del 2018. Época de gran brillo personal y de memorables viajes. En especial durante la conjunción Sol, Mercurio y Urano. Gran lucimiento personal.

Venus del 6 al 30 de marzo del 2018. Favorecerá el entendimiento amoroso, época de gran explosión de la libido. 


Posiciones benéficas: 

Júpiter entrará el 8 de noviembre en el paternal Sagitario, trayendo algo de sosiego en tanta turbulencia, generando bienestar y prosperidad. El Sol y Mercurio traerán junto a Júpiter un noviembre y diciembre maravillosos

Urano desde el propio signo traerá un año muy creativo. 

Posiciones negativas:

Marzo, abril y agosto se verán complicados, sobretodo en la salud por la cuadratura de Saturno.

Plutón sigue generando la misma irritación e irascibilidad propia de los últimos años, a la que los arianos son tan proclives.


Posiciones neutras:
Neptuno.

Especial atención: con la lunación del 16 de abril del 2018, vivirá su día de furia (lo cual es mucho para los naturales de la Ira). Cuídense de las salidas fáciles, un día de exceso puede traer una vida de arrepentimiento.


La Refección cósmica: Los arianos requieren de su natural persistencia y bravura para domarse a sí mismos.

Al contrario del año anterior necesitarán exponerse y ser plenamente francos consigo mismos. Luego de un tiempo de purificación requerirán la mística jupiteriana para salir de la autosatisfacción y entrar al goce eterno.

Para equilibrar el elementario requerirán agua, al igual que el ciclo anterior, humedad y nutrición para el cuerpo y el alma. No olviden andar al aire libre para ventilar y disipar el exceso de fuego.

La Casa en que se habita y el lugar de trabajo: el claustro natural de este signo según la arquitectura sagrada es la unión del castro de la fortuna y del uno trascendente (sol-marte), el castro del año es el mercurial: viajes y personas útiles y serviciales. Un castro dialéctico y dinamizador.

Claustros opuestos que requerirán de un mediador. El claustro del centro, la tierra, que viene en auxilio para unir amorosamente lo que está separado. No hay mayor amor para un ariano que el propio terruño (obviamente descontando al propio ser). 

Únanse a los ángeles principados para elevar sus almas al centro del Ser Supremo.


Extracto del Breviario alquímico-astrológico 
Según la Escuela Mística-Astrológica VMRF 
del Padre de los Cielos







Piscis 2018

Mercurio
Regente año Astral 2018
(20 de marzo 2018 al 20 de marzo del 2019)


Reseña místico-zodiacal: 

Elemento regente: El agua madura.
Criatura: El océano.
Planeta regente: Júpiter – en el aspecto: Maduro y profundo.
Cualidad: Mutable (signo doble)
Polaridad: femenina (Ying).
Casa regente natural: Casa XII (12)
Casa regente del año: Casa IX (9) (aunque tendrán un                comienzo en la propia casa, la 12)
La piedra: el Jaspe (en sus variantes violáceas, grises y              verdes. Nunca las rojas).
El metal: estaño
El color: violeta. 

Elementario para el 2018: 

Tierra: 5 %
Agua: 54 %
Fuego: 25 %
Aire: 16 %


Energía para el año: predominantemente Ying (femenina),  dominante 3er cuadrante y escaso o nulo el resto.


Haciendo historia:

Higino (Escritor hispano latino) nos cuenta la historia de Venus y su hijo Cupido (para los griegos, Afrodita y Eros). Estos dioses fueron sorprendidos por el monstruo Tifón, pero Venus sabía que podrían escapar por el agua. Tomó a Cupido y se sumergió en el agua, donde ambos se transformaron en peces. Para asegurarse de que no se perderían, se ataron con una cuerda. En el cielo vemos, por lo tanto, a madre e hijo, unidos por una cuerda.




Lejos de este mito podemos decir que es el signo de la trascendencia, el signo del Verbo-creador, el de la vida espiritual. Gente magnífica cuando es desinteresada, terrible frente a la renuncia de su ser y de su identidad cósmica.

Bondad, espiritualidad, misticismo, sensibilidad y calidez es lo que los caracteriza. Quieren ser salvados y salvar a otros.
Piscis es la mente universal, la conexión entre todo lo creado, es la conciencia cósmica en los cielos y en la tierra la conciencia de que todos somos uno en algún punto.

Nuestros ícteos amigos son la clave del sacrificio para la redención, son el anuncio en los cielos de la resurrección. No son la resurrección en sí misma sino el paso previo, son todo lo que a ella lleva. Son el omega cósmico.



Predicción astrológica anual:

Ellos tienen por casa natural a la doceava morada, y este año se afincarán en la ígnea casa IX (9), luego de pasar un tiempo en la propia morada.

La casa XII (12) es la casa del omega, del fin, de la realización y del destino.
Es morada de la fluidez espiritual, de la naturalidad de lo trascendente

Representa el plano psíquico, la intuición y el inconsciente colectivo. Es la casa del mundo místico.
Se suele asociar a reclusiones prolongadas en el tiempo ya sean fruto de enfermedades crónicas, encierros o retiros.

En sus bajas aspectaciones es la casa del enemigo oculto, de las debilidades y de lo desconocido: propio y ajeno. Cuando éstas son conscientes, surgen los miedos, complejos e inseguridades.

Bien aspectada nos habla de las potencialidades ocultas o desconocidas.

La casa IX es la casa de la revelación, de las Ciencias Sagradas, de lo lejano y de las alturas celestiales. También es morada de los estudios superiores, la filosofía y la religión (también la espiritualidad)
Casa de placeres corporales y espirituales, de la mente abstracta (no de los sueños), de los ideales superiores y de la comprensión.
En su máxima expresión es la Casa del Maestro y de la trasmisión del conocimiento.
En su expresión más degradada alberga a los moradores de las bacanales más mundanas. 


La casa 12 y la casa 9 parecen afines, ya que ambas son regidas por Júpiter, ambas son casas de lo místico y de lo trascendente, pero no es así. La casa 9 es ígnea, un fuego quemante, pasional y activo. La casa 12 es acuosa, pasiva y sumisa. 

En la casa 9 se da la ciencia de la Trascendencia, su enseñanza y revelación pero la 12 es la praxis del sacrificio, es misticismo en soledad por el bien común.

Luego de un 2017 muy sacrificado y ya entrado el 2018 (a partir de fines de febrero) necesitaran aprender que el camino a seguir radica en no abandonarse a sus impulsos camicaces. Ya que este año tan mercurial afectará su psiquismo. Se creerán quijotes en lucha contra molinos de viento, cuando realmente serán sus propios demonios. 

La novena morada traerá al maestro que necesitan para seguir adelante, será el fuego que seque todo el húmedo radical y aplaque los vientos con que los astros los asuelan este año.

Júpiter saldrá en defensa de su protegido desde la casa 6 dónde menguará su terrible ascendente. Piscis no tendrá fuerzas para soportar la neurosis de Géminis, natural de esa casa y cuyo regente, Mercurio, reina en este año.

Marte (desde sagitario) otorgará la fortaleza para enfrentar un año como el que se les viene a los peces astrales, podrán verbalizar claramente lo que necesitan y pedir auxilio cuando lo requieran.

Venus en conjunción con Neptuno (planeta muy afín a los piscianos), traerán una gran exacerbación de la propia naturaleza: compasión por todo lo creado,  bondad y ternura. Esta unión traerá la necesidad de practicar un arte como medio de expresión del alma.

La Luna en conjunción con Quirón, desde las tierras arianas, traerá traumas del pasado, sobre todo en relación con lo materno. Pero no todo es terrible en esta conjunción ya que les dará fuerzas para luchar por las necesidades del otro sin arriesgar su estabilidad.

El Punto de Fortuna se dará en la segunda casa bajo los atributos de cáncer, opuesto a Saturno y la luna negra. Este año requiere mayor cuidado que otros, ya que la fortuna anida en la superación de los propios conflictos y traumas preexistentes. Sin dicha superación no se logrará el bien común, tan deseado por los piscianos.


Tránsitos: 

Visitantes directos de Piscis:

Marte: del 9 de diciembre del 2017 al 25 de enero del 2018 y del 15 de noviembre del 2018 al 13 de febrero del 2019 (en este caso desde Sagitario). Traerá fortaleza y recuperación física. Resolución de problemas laborales.

Mercurio: del 18 de febrero al 5 de marzo del 2018. Mejoras en el ámbito familiar y económico en estos lapsos. Época de viajes. 

Sol del 18 de febrero al 19 de marzo del 2018. Recibirán la iluminación que requieren para resolver problemas complejos.

Venus del 10 de febrero al 5 de marzo del 2018. Lapso ideal para mostrar su valía y creatividad. Fuerzas renovadas. Explosión sensual y sexual. 



Posiciones benéficas: 

Saturno en capricornio a partir del 19 de diciembre de 2017. Largo periodo de bienestar y crecimiento. Cambios fructíferos.

Neptuno será huésped de piscis todo el año, lugar desde donde lo apoyará. Época de gran crecimiento espiritual, contrarrestará el exceso de agua aportando algo de estabilidad psíquica.

Júpiter acompañará la bonanza de piscis desde el 1 de enero del 2018 hasta el 7 de noviembre, trayendo suerte y mejora económica en general.

Plutón y Saturno generarán un clima propicio para mejoras en lo laboral y en el estudio. Urano se sumará a esta energía entre el 15 de mayo y el 5 de noviembre del 2018.

Saturno a partir del 20 de diciembre del corriente. Mejora del ánimo y las relaciones sociales


Posiciones negativas:

Júpiter a partir del 8 de noviembre desde Sagitario. Cuiden lo material.

Especial atención: lunación negativa el 17 de marzo del 2018, riesgos imprevistos. Cuidado con lo ígneo, lo acuoso y la velocidad. 


La Refección cósmica 

Su elementario se encuentra carente de tierra y de aire, posee algo de fuego y mucha agua, demasiada agua. Pensamientos, emociones, todo a flor de piel y a punto de desbordarse.
Requerirán tierra para que absorba ese líquido. La calidad de la tierra fértil que necesitaran será la de un buen humus, ese que conduce inevitablemente a la humildad.
De la tierra que hablamos es de esa que fue abonada con la enseñanza y el esfuerzo, con la Palabra Sagrada y la multiplicidad de todo lo creado.
También necesitarán aire para que los pensamientos no se enrancien y se puedan ventilar. Aires nuevos y la Palabra del Maestro, siempre ígnea.

La Casa en que se habita y el lugar de trabajo: este signo posee un anclaje en el claustro de Familia y salud, el de Júpiter, pero también es multilocatario. 
Lo influencian los claustros del lado derecho del Feng Shui Sagrado, o sea, las áreas de Riquezas y de Conocimiento (Sol y Saturno) según la arquitectura sagrada (revelada por El Alquimista).
El castro del año es el mercurial: viajes y personas útiles y serviciales. Un castro dialéctico y dinamizador.

Para empatizar con el año que les toca vivir deben unirse al claustro de Mercurio, trono del Maestro de vida. Sería aconsejable reforzar y armonizar este claustro ya que ahí reside la clave para evitar lo disolutorio del año. 

 
Extracto del Breviario alquímico-astrológico 
Según la Escuela Mística-Astrológica VMRF 
del Padre de los Cielos




Acuario 2018


Mercurio
Regente año Astral 2018
(20 de marzo 2018 al 20 de marzo del 2019)



Reseña místico-zodiacal: 


Elemento regente: El aire de Altura.
Criatura: La nube (no la que produce el rayo).
Planeta regente: Saturno – en el aspecto: Reinante.
Cualidad: Fijo
Polaridad: masculina (Yang).
Casa regente natural: Casa XI (11)
Casa regente del año: Casa IV (4) (casa VII en el inicio)
La piedra: Zafiro (en sus variantes azules oscuras, claras y                aún las amarillas).
El metal: el plomo (en menor medida el aluminio o el platino)
El color: azul, índigo (a veces amarillo)


Elementario para el 2017: 

   Tierra: 14 %
Agua: 41 %
Fuego: 0 %
Aire: 45 %


Energía para el año: predominantemente Ying (femenina),  abundante el 1er. y 2do cuadrante, ausentes 3ro y 4to.


Haciendo historia:


La historia cuenta que en Troya la tradición marcaba que los jóvenes varones de linaje real debían ser criados fuera del ámbito materno en el exilio, mayormente en Frigia (hoy Turquía). Ganímedes, un joven troyano que no era príncipe pero debido a su linaje ostentaba el mismo trato. Su tarea se dividía entre el entrenamiento en las artes de la guerra, el estudio erudito propio de su clase y el pastoreo de los rebaños de su padre (para trabajar la paciencia y la humildad que su cultura exigía en todo noble).

La belleza del joven era popularmente conocida y muy extendida entre su pueblo y los alrededores. Una belleza muy varonil y para nada femenina.
Una tarde, llevando a pastar a su rebaño al monte Ida, se le presenta un águila de dimensiones extraordinarias, majestuosa e imponente. El águila le revela su verdadera identidad, que no era otra que la del mismo Dios Zeus, quien obnubilado por dicha belleza lo deseaba para sí. Así fue como el rey de los Dioses raptó al joven heleno, quien fue llevado al Monte Olimpo en las garras del águila. 

En la corte fue nombrado copero de los dioses, reemplazando a la diosa Hebe, Diosa de la eterna juventud. Luego fue nombrado Dios de la lluvia, también conocido como el Dios aguador.


En su rol de copero servía ambrosía a las deidades olímpicas, néctar de juventud y poder. 
Como ya intuirán a esta altura Zeus (Júpiter) tomó al joven como su amante, otorgándole la juventud eterna y su guarda personal provocando los celos de otros dioses, sobretodo de Hera (Juno), la esposa de Zeus.
El aguador de los Dioses, el copero de Zeus, su amado amante  fue elevado a los cielos como Aquarius (Acuario) frente a la amenaza creciente de Hera, quien atentó infinidad de veces contra él.
Para conocer más de esta historia pueden remitirse a nuestro artículo “Ganímedes, Acuario y Zeus del 29-01-2017”, 





Acuario, gente plenamente saturnal, densa en su psiquismo y plena en su vida social.

Son los “hippies anárquicos” del zodíaco, a pesar de tener como regente a Saturno, ya que es un estadio del Dios previo a su descenso, aún es joven y dominante. 
La propia verdad los excede, aman la liberta y la individualidad (dentro de la sociedad a la cual necesitan para ser reconocidos). Odian las rutinas aunque aman sus pequeños rituales diarios en que se sumergen en un profundo y denso mundo, muy propio y seguro.


Se relacionan con todo y con todos, sin llegar a comprometerse más de lo que sus fuerzas (o interés) lo demanden.
Como signo de aire que es posee una agilidad mental increíblemente grande, manifestando siempre una perspectiva nueva sobre lo existente.

Son gente hermosa, bella y de gran capacidad estética, aunque estas son cualidades producto de la lógica y de la razón más que de la intuición y los sentimientos, por ello son algo frías (como en Saturno).


Predicción astrológica anual:

Ellos tienen por casa natural a la onceava morada, comenzarán el 2018 en casa VII (7) sólo por 20 días y pasarán el resto del año en la casa IV (4).

La casa XI (11) es una casa netamente social. Ella contiene: amigos, proyectos comunitarios y el trabajo en equipo.
Es la creatividad expresada en un plano social y de bien común.
Es la morada de los sueños, ideales, utopías y esperanzas grupales. Es la plenificación de lo social.

La casa VII es la casa de las asociaciones (casa del matrimonio, de las sociedades y de todo tipo de uniones materiales y espirituales). Asimismo es la casa de las separaciones y de las disoluciones. Casa diferenciadora, es una casa que se contrapone al “Yo Soy”, más bien se identifica con el “Tu Eres”.
En este caso será una manifestación de un proceso tendiente a generar conciencia de quién se es.

La casa IV es la morada de la madre primigenia, del origen, es la luna en su aspecto maternal y está construida del material de los sueños. Es la familia, su guarda y protección, es el útero cósmico (no en cuanto a la gestación sino a la criatura ya nacida). Es la herencia en cuanto a historia familiar y personal. Es el inconsciente.

Se inician en la Casa VII (7), lo cual los ha llevado durante el 2017 a intentar entender quiénes son, buscaron en el arcón de su corazón las pistas para descubrir qué es lo que los motiva. Qué les gusta y qué no, probaron y descubrieron mucho. Siempre insatisfechos con su realidad siguieron insistiendo en ver qué hay más allá de lo que el terruño paterno-materno les dio.
Luego el día 20 de enero del 2018 pasan a la casa IV (4), así el ego y la autoestima llegan a su mayor expresión en conjunción con venus y el sol. El narcisismo y la vanidad serán sus patrones de vida por un tiempo.

Si bien no podemos decir que Urano sea regente de este signo (ya que no forma parte de los siete planetas regentes de lo creado), posee una marcada influencia sobre el. Urano en cuadratura a su sol muestra una rebeldía inusitada aún para los acuarianos, rebeldía porque “Sí”. Desafían a la autoridad porque no pueden entender que alguien posea dominio sobre ellos fuera de ellos mismos.

La cuarta casa los dotará de una guía nueva, hecha a su medida. Poseerán una intuición especial para mirar de dónde vienen y vislumbrar a dónde van. Vivirán un cierto ensimismamiento auto-contemplativo que les permitirá conocerse mejor.
Ese ensimismamiento se manifestará en ocasiones como una cierta abulia, o más bien como una inercia existencial ligeramente opiácea. Esas ocasiones se extenderán y tomarán todo el ser en la medida que se aíslen y pierdan relación con la realidad. 

El punto de fortuna se dará en la doceava casa bajo los campos de Virgo.
Virgo tiñe al punto de fortuna de servicio social y espiritual. Les otorgará algo “por qué” luchar. La doceava casa es una casa disolutoria, de conclusión, es un final para renacer.
Sabrán que su felicidad está en relación al orden y al contenido de su realidad. Será una época materialista y poco espiritual, aunque en la riqueza de esa espiritualidad reside la salida de todos sus conflictos. 

Han vivido una vida de apego y hoy sienten nostalgia de lo que fue. La casa 12 viene a cambiar esa situación otorgargándoles la conciencia de un nuevo comienzo.

Será un año “a lo sagitariano”, buscarán conocimiento y lo acumularán.
Discutirán y se sentirán por sobre el pensamiento de los demás, ya que el ascendente del año, la casa 1, Marte y Júpiter anidarán en Escorpio. ¡Ojo con envenenarse la mente!
Déjense seducir por aquello de misterioso y oculto que tiene la creación y que busca ser descubierto.

Mercurio en su año los hará trabajar mucho, los dinamizará, tendrán muchas ocupaciones y aspiraciones. Querrán hacerlo todo. 
El peligro con Mercurio para ustedes es el mimetizarse con aquello que los rodea y así perder este hilo que los ha hecho encontrarse consigo mismos.

Venus trae a un amor, por ahora ciertamente pasajero, prepárese para lo duradero que se esconde frente a sus narices.

    
Tránsitos: 

Visitantes directos de Acuario:

Marte: del 16 de mayo al 12 de agosto del 2018 y del 11 de septiembre al 14 de noviembre. Traerá estabilidad en lo laboral, fortaleza psicofísica y sobretodo reconocimiento en lo personal (mayor prestigio).

Mercurio: del 31 de enero al 17 de febrero del 2018. Potenciará al Sol y a Venus en sus acciones (cómo veremos más adelante) y traerá bonanza económica. 

Sol del 20 de enero al 18 de febrero del 2018. Época de gran brillo personal y de memorables viajes.


Venus del 18 de enero al 9 de marzo del 2018. Época de gran magnetismo, intimidad amorosa, de libre expresión artística y gran bienestar. Época para resolver dilemas afectivos y para comenzar nuevas relaciones.  


Posiciones benéficas: 
Saturno permitirá explorar las profundidades del alma y una nueva filosofía de vida.

Júpiter entrará el 8 de noviembre en el paternal Sagitario, trayendo algo de sosiego en tanta turbulencia, generando bienestar y prosperidad

Urano desde Aries ayudará a entender a la familia, llenándolos de alegrías y sorpresas. Entre junio y octubre Urano perturbará un poco su carácter trayendo algunos temas pendientes al día a día pero luego retornará a Aries con la influencia ya dicha. 

Posiciones negativas:
Lo descrito en Urano.

Posiciones neutras:
Neptuno y Plutón permanecerán neutrales.

Especial atención: con la lunación del 11 de agosto del 2018, semana de traiciones y engaños (también hay riesgo de ser víctima de infidelidad), deberán tomar los recaudos necesarios para no caer en ellos.


La Refección cósmica:

Los acuarianos enfrentarán un año carente de fuego. La pasión será escasa, muy pocas cosas los movilizarán. Preferirán momentos de cierto confort para “pasar el rato” que salir al mundo. 

Mercurio los hará mimetizarse con el entorno al punto de llegar a perderse en él, no deberán olvidarse de lo que les ha costado descubrirse a ellos mismos.

Necesitarán grandes dosis de fuego, pasión, sanguineidad y abrazarse a la brasa ardiente del tesoro que mora en sus corazones.


La Casa en que se habita y el lugar de trabajo: el claustro natural de este signo, según la arquitectura sagrada (revelada por El Alquimista), es el área de la profesión y el trabajo (área mercurio-saturnal). El castro del año es el mercurial: viajes y personas útiles y serviciales. Un castro dialéctico y dinamizador.
Están en el lugar adecuado con las energías adecuadas, potencien su área natural, munidos de Feng Shui y Arquitectura sagrada. No es un año propicio para viajar pero sí para planear los viajes y para descubrir esas personas útiles y serviciales que serán los soportes para lo que vendrá. Año de siembra que requiere de mucho amor y bastante calidez solar. Año para no abandonarse, para poder persistir y para ver una luz en medio de tanta grisura... Fuego y más fuego.

Extracto del Breviario alquímico-astrológico 
Según la Escuela Mística-Astrológica VMRF 
del Padre de los Cielos





Capricornio 2018

Mercurio
Regente año Astral 2018
(20 de marzo 2018 al 20 de marzo del 2019)


Reseña místico-zodiacal: 

Ø Elemento regente:La tierra profunda.
Ø Criatura: La Gruta (a veces las cavernas).
Ø Planeta regenteSaturno –  
en el aspectoRegente y ordenador.
Ø CualidadCardinal
Ø Polaridad:femenina (Ying).
Ø Casa regente natural: CasaX (10)
Ø Casa regente del año: Casa IX (9) en tránsito a casa VII (7)
Ø La piedra:el ágata (en sus tonos más oscuros, preferentemente azules, negros y en especial el gris plomo).
Ø El metal:plomo
Ø El color:gris oscuro casi negro(a veces azul muy oscuro)



Elementario para el 2018:

     ü Tierra: 38 %
  ü Agua: 17 %
  ü Fuego: 33 %
  ü Aire: 12 %




Energía para el año: equilibrada, ligeramente Ying (femenina),  dominante el 3er cuadrante y ausentes 1ro y 2to, escasísimo el 4to cuadrante.

Haciendo historia:
Una de las versiones de la historia mítica dice que la constelación del caprino cósmico nace en honor a la nodriza de leche de Zeus, la ninfa Amaltea (que poseía un cuerpo mitad cabra, mitad pez). Otra versión de la historia nos relata que la constelación fue creada por Zeus en honor a los servicios del semidiós Pan, durante las batallas contra Typhón, hijo menor de Gea y Tártaro.

Si bien es un signo imbuido profundamente por su regente Saturno, regente del tiempo y padre de dioses, es un Saturno social, que luego de ser vencido por Zeus (Júpiter), es cobijado por Jano entre los hombres. Es ese Saturno que ordena y regla a las sociedades. Es el dios antiguo que aún derrotado sigue adelante.

Capricornio, Mitad cabra mitad pez, signo de la irrupción de lo Divino en el mundo social. Es la unión de la tierra y del agua.


En Capricornio rigen dos fuerzas contrapuestas: la material y la espiritual, lo burdo y lo sutil. Esta polaridad los vuelve puente de realidades cuando están bien aspectados, en cambio cuando son declinantes se tornan egocéntricos, fijos, dictatoriales y maquiavélicos.

Gente preciosa que es capaz de grandes gestas. Persistentes, pacientes y constantes. Son capaces de conseguirlo todo por voluntad y esfuerzo, aún a riesgo de la propia salud o bienestar.


Predicción astrológica anual:

Es muy extraño lo que ocurre con Capricornio ya que repite una configuración muy similar a la del año anterior. Nace bajo los influjos de Venus para caer inmediatamente en los brazos de Mercurio.

Los caprinos tienen por casa natural a la décima morada, y este año insistirán en instalarse en la bacanal y misteriosa casa IX (9) aunque a último momento virarán hacia la séptima casa.

Como ya hemos dicho: la casa X (10) es una casa térrea, fría e implacable. Es la morada del objetivo en la vida, de la tarea cumplida y de los horizontes.
Es la casa de la vocación, la voluntad, la perseverancia. Es también el ámbito natural de las personas de autoridad y poder. Manifiesta nuestra forma de relacionarnos con ese superior y con la autoridad en general.

La casa IX es la casa de la revelación, de las Ciencias Sagradas, de lo lejano y de las alturas celestiales. También es morada de los estudios superiores, la filosofía y la religión (también la espiritualidad)
Casa de placeres corporales y espirituales, de la mente abstracta (no de los sueños), de los ideales superiores y de la comprensión.
En su máxima expresión es la Casa del Maestro y de la trasmisión del conocimiento.
En su expresión más degradada alberga a los moradores de las bacanales más mundanas. 

Estas casas son opuestas y complementarias. Esta conjunción de la casa IX con el Sol de Capricornio sigue renovando durante el 2018 a ese ser que estaba un poco envejecido obligándolo a hacer sin descanso alguno. Año de mucha acción, pautada, pero muy dinámica. Es época para ponerse metas y pautas, y cumplirlas.

Toda esta revolución que acontece a Capricornio es como un ciclón, deberá desarrollar la capacidad de atender a múltiples frentes de tormenta. Cuando crea que todo está encaminado se manifestará la casa VII (7).

La casa VII es la casa de las asociaciones (casa del matrimonio, de las sociedades y de todo tipo de uniones materiales y espirituales). Asimismo es la casa de las separaciones y de las disoluciones. Casa del “Nosotros Somos” que si se niega sobreviene la ruptura.

Cuando la tarea se halle realizada las crisis y las rupturas se manifestarán en varios órdenes de la vida. Evitar ser disruptivo ayudará a no potenciar la mala aspectación de esta casa en este contexto.


¿Cómo comienzan su época astral?

Nuevamente con un Stellium, regido por Saturno y compuesto por: Saturno mismo, el Sol, Mercurio (regente del año) y la luna negra.

Saturno impondrá su poder ritual: todo será severidad y frialdad. Como siempre para nuestros nativos caprinos: nada estará a la altura requerida, todo será poco.

Época de mucha perseverancia, paciencia y austeridad.
Venus dotará al Stellium de una pasión abrasadora cercana al fundamentalismo pero pronto Mercurio se interpondrá para dinamizar lo anquilosado de las viejas actitudes y así lograr nuevos mecanismos de superación de conflictos.
Y sí, la Luna negra, la mala madre influirá generando fantasmas y terrores alrededor de los nativos de este signo, aumentará la paranoia y el miedo a perder lo logrado (sobre todo en el aspecto material). Es la miasma que enferma al cuerpo y al pensamiento.

Júpiter y Marte desde Escorpio se unirán para potenciar la pasión del hacer en el ahora, en el “ya mismo”. Esta particular asociación traerá fortaleza al pensamiento y fuego al corazón. Este maridaje impide dejar para después. 

Mercurio en Sagitario y en casa IX, otorga lucidez, rapidez y un fluir incontrolable para el obrar en lo espiritual, en eso que innegablemente es trascendente. Cuando Venus deje su pedestal de regente para darle paso a Mercurio se deberá tener especial cuidado de no enfriarse demasiado y volverse un ente calculador en pos de un fin particular, ya que esa actitud podrá dilapidar todo lo construido hasta la fecha.

Con la Luna en la décima Casa y desde Acuario, el sexto sentido estará a flor de piel: afilado, punzante y certero. Muchos buscarán la acción de los Capricornianos para resolver problemáticas personales, no se busca consejo sino que se obre sobre lo requerido. Esto hará sentir a nuestros nativos como seres utilitarios y en algunos casos se sentirán mal usados.

El punto de fortuna está centrado en la segunda casa y en su signo natural, Tauro. Esto significa que si se está centrado, en paz y calma, asido a la tierra Madre, la Tierra Santa, se impondrá la solución a los problemas con todos los recursos que se requieran. Recursos que no serán ilimitados, así que su poder ordenador y dispensador deberá afilarse para atender a todos y a todo.




Tránsitos: 

Visitantes directos de Capricornio:

Marte: del 9 de diciembre del 2017 al 25 de enero del 2018. Volviendo el 17 de marzo al 15 de mayo y haciendo su tercer entrada el 13 de agosto al 10 de septiembre del 2018. En estos lapsos, Marte, fortalecerá el cuerpo y la mente para seguir con el rally que les toca. Templará mucho la intimidad sexual, pero se deberá tener especial cuidado con los desbordes. 

Mercurio: del 21 de diciembre del 2017 al 10 de enero del 2018. Época fructífera en viajes y comercio. Triunfos en lo profesional y en las metas en las que se ha trabajado en el año.

Sol: del 21de diciembre del 2018 al 19 de enero del 2019. Época muy auspiciosa en la que en particular deberá abstenerse de participar de disputas

Venus: del 25 de diciembre al 17 de enero del 2018. Este planeta será el ordenador de los sentimientos en este lapso y favorecerá las uniones.


Posiciones benéficas: 
Saturno a partir del 19 de diciembre del 2017 y permanecerá todo el 2018, funcionará como ordenador de su psiquis, salud y espíritu.
Júpiter traerá goce a la vida del saturnal caprino entre el 20 de marzo y el 7 de septiembre del 2018. Aprovechen para acumular alegrías frente a tanto trabajo arduo.
Neptuno desde Piscis será un puntal y gran aliado para disfrutar lo inesperado del año en curso.

Posiciones neutras:
Nada será neutro para el caprino durante este ciclo


Posiciones negativas: 
Urano traerá un poco de malhumor y susceptibilidad al oasis jupiteriano, intente no anquilosarse en él.


Especial atención: con la lunación del 6 de enero del 2019, época de especial cuidado en todas las áreas.


La Refección cósmica
Año de trabajo, se impone la propia limitación y la vastedad de aquello que se necesita abarcar. Es mucho todo y nada alcanza. Se necesita más pero cada vez cuesta más. El desafío será hacer con lo que hay y de la mejor manera posible.

Se requerirá de aire y agua para poder fluir por las exigencias que se le planteaneste año.



La Casa en que se habita y el lugar de trabajo: el claustro natural de este signo, según la arquitectura sagrada (revelada por El Alquimista), es el área de Saturno, el del tiempo, el del saber y el del conocimiento. El castro del año es el mercurial: viajes y personas útiles y serviciales. Un castro dialéctico y dinamizador.
La Madre cósmica los ha dejado caminar solos, lejos del amparo del año anterior. Sigue guiándolos pero se deberán hacer cargo de la necesidad de un otro que asista. No es época de autosuficiencia sino de trabajo grupal, por ello abrevar en el castro de Mercurio y potenciarlo hará que todo se pueda. La Divina Providencia será su gran aliada.

Extracto del Breviario alquímico-astrológico 
Según la Escuela Mística-Astrológica VMRF del Padre de los Cielos

04-01-2018
Breviario alquímico-astrológico


Imagen tomada del Breviari D´Amor del siglo XIII. Matfre Ermengaud de Béziers, monje franciscano.



Introducción

Hola mis queridos amantes de los Cielos, quisiera hacer una introducción antes de abarcar el devenir de cada signo zodiacal. En particular quisiera detallar cada fragmento del nuestro breviario para que sea aún más accesible al público en general.

¿Por qué un Breviario?

Un Breviario es una forma literaria en que se compendia o compila una serie de elementos relevantes de un determinado tema. Este tema suele girar en torno a cuestiones religiosas o trascendentes lindando siempre lo oculto.

Nuestro eje es lo astrológico, por ello es un Breviario Astrológico. Lo Alquímico es porque está en relación al poder transmutatorio de este arte y a las revelaciones cosmológicas del Rabí del Sur del Mundo, más conocido como “El Alquimista”.   


El Regente del año astrológico 

Cómo ya vimos en nuestro artículo anterior Venus rige desde el 21 de marzo 2017 al 20 de marzo del 2018, cuando cede su espacio a Mercurio quien regirá por el resto del 2018.
Los regentes anuales tiñen de su energía a los signos y potencian las cualidades que le son afines.

Tres signos se “harán” o “nacerán” bajo la tutela de Venus (Capricornio, Acuario y Piscis) y el resto bajo Mercurio. Cabe aclarar que la mayor influencia en el 2018 estará a cargo de Mercurio sea cual fuere la condición de su “nacimiento”.


Elementos de la Astrología Alquímica dentro de la Mística zodiacal.

El Signo: El signo no es otra cosa que la energía del punto de nacimiento de una criatura o situación en referencia al Sol (existen otros referentes, tales como la Luna que da origen a la Astrología Lunar). Estas energías son identificadas con ciertos arcanos que resumen algunas de las características de cada energía (por ejemplo la onceava energía posee por arcano o arquetipo a Acuario, el aguador o el copero de los dioses).

Elemento regente: Es uno de los cuatro elementos formadores (tierra, agua, aire y fuego) pero calificados espiritualmente. Por ejemplo Capricornio posee al elemento tierra en su cualidad profunda. Esto da origen a la triplicidad de los signos, ya que hay tres signos por cada elemento regente aunque todos poseen calidades distintas.

Criatura: En la naturaleza existen diferentes criaturas que enlazadas por las cualidades de semejanza y simpatía se identifican entre sí. Por ejemplo, Sagitario se identifica con la columna de fuego. (Para mayor ilustración y ampliación ver el libro Anima Mundi del Cristo Total de editorial Panis Angelorum. Msñ Claudio Páleka).

Planeta regente: Cada Signo está regido a su vez por un planeta que le otorga un potencial diferenciador con respecto a otro (Por ejemplo al signo de Géminis lo rige el planeta Mercurio).

El aspecto del regente: Los planetas poseen distintas cualidades, el aspecto es el matiz que adquiere esa energía en el signo. (Por ejemplo el planeta Marte rige a dos signos: Aries y Escorpio y si bien la energía marcial es la misma lo hace con dos modalidades distintas, para Aries es una modalidad de Guardián y Guerrero y para Escorpio lo es como Pasional y Vengador).

Cualidad: Las cualidades expresan la posición de cada signo en la rueda astrológica. Los Cardinales son los que se inician con las estaciones, los fijos los que le siguen y los mutables los que cierran las estaciones. Esto da origen a lo que se llama la cuadruplicidad de los signos, ya que hay cuatro en cada grupo.

Polaridad: Esta cualidad habla de la energía dominante de cada signo que puede ser femenina (Ying) o masculina (Yang). Esto origina la sextuplicidad de los signos, ya que se agrupan de 6 en 6.

Casa regente natural: Cada signo posee una casa regente a la que llamamos “natural” y es afín a sus energías, tiene que ver con la  posición en la rueda astrológica y el primer signo que no es otro que Aries (por ejemplo la casa natural de Tauro es la Casa II (2)).

Casa regente del año: Así como existe la casa natural existe la casa solar o regente del año que está en relación al ingreso del Sol en ese signo durante el año astral. Es una energía modificante y expansiva que teñirá al signo durante todo el ciclo en cuestión.

La piedra: este tema es de profundo debate y controversia en la astrología. Para ser concretos la piedra aquí detallada está en relación a la proyección y amplificación de las cualidades astrológicas afines al signo y se encuentra en relación a la escatología del mismo.

El metal: Lo dicho para la piedra vale para el metal, si bien es cierto que es menos controversial.

El color: ídem a la piedra.

El Elementario: es la particular composición de los elementos para el año en cuestión que analizamos, nos habla del equilibrio (o desequilibrio) que se manifiesta en el año astrológico.

Energía para el año: es la manifestación de la polaridad para el ciclo actual y cómo esta se distribuye en los cuadrantes de la rueda astrológica. 


La Materia del desarrollo interpretativo

Todos estos elementos se conjugan y son objeto de interpretación dentro del marco de nuestra escuela. Cómo ya habrán visto no nos guiamos con los lineamientos de las corrientes cientificistas actuales.


Los ítems de análisis son:

La predicción astrológica anual:

Analiza cómo se conjugan las distintas aspectaciones del año astrológico.
Los Tránsitos: 

Analiza las influencias planetarias que entran en contacto directo con cada signo.


Las posiciones: 

Analiza las posiciones de los planetas y cuerpos astrales que no necesariamente entran en contacto con un signo en particular pero aun así lo influencian de manera neutra, positiva o negativa.


La Refección cósmica:

Es un análisis exhaustivo tendiente a generar mecanismos de superación de situaciones negativas o faltas de equilibrio y tienen su raíz en el universo místico alquímico. 


La Casa en que se habita y el lugar de trabajo:

Cada signo astrológico posee un claustro natural dentro del hogar (o cualquier espacio arquitectónico o geográfico), según la arquitectura sagrada (revelada por El Alquimista). Pero a su vez cada ciclo astrológico posee el propio. En este espacio analizamos esa interacción y como sobrellevarla, potenciando lo bueno y neutralizando lo negativo.

El sentido y el “por qué” de ser un extracto:

Es un tema inabarcable y con muchas ramificaciones por eso sólo publicaremos un extracto. Para la realización de interpretaciones personales o más específicas se requiere de otro formato o espacio de trabajo que no coindice con nuestro contexto.

Escuela Mística-Astrológica VMRF del Padre de los Cielos